Cortar uno mismo en vez de comprar

Cortar leña

Cortar uno mismo la leña para la chimenea es una alternativa económica a comprarla ya cortada.

Comprar troncos a buen precio

Por supuesto que usted no puede simplemente ir al bosque y cortar el primer árbol que encuentre. En España, esto está prohibido y se sanciona con multas.

Lo mejor es comprar troncos a la autoridad forestal local o a propietarios privados de bosques. También puede hacer que se los envíe un proveedor.

A menudo es necesario adquirir una cantidad mínima. Por eso, vale la pena unirse con otros cortadores de leña del vecindario o del círculo de amistades. El precio es de uno 30 a 40 euros por metro cúbico.

Si compra leña en el bosque, los trabajos de procesamiento empiezan normalmente en el mismo bosque, ya que es necesario cortar la leña en piezas que puedan transportarse. 

Herramientas adecuadas y buena indumentaria de protección

Ya sea en el bosque o en el propio jardín, para cortar leña se requieren buenas herramientas. Sin una motosierra adecuada, esto no es posible. Tampoco puede faltar combustible, aceite para lubricar la cadena y la llave combinada. Además, se requiere un hacha, un mazo y cuñas para leña, así como un caballete para cortar leña.

Tenga en cuenta que para usar una motosierra en Alemania se necesita un carnet de motoserrista. En función de la región, un curso correspondiente puede costar entre 100 y 200 euros.

Para utilizar una motosierra es imprescindible llevar indumentaria de protección. En el peor de los casos, esta indumentaria puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. En los comercios especializados hay disponible indumentaria especial para cortadores de leña. Las chaquetas y los pantalones, por ejemplo, están hechas de un material especial que, en caso de contacto con la cadena, bloquea la motosierra en menos de un segundo.

Sin embargo, este tejido especial no ofrece protección directa frente a lesiones por cortes. Para cortar leña también es obligatorio llevar un casco forestal con visera y protección auditiva, así como guantes de seguridad con protecciones de acero.

Cortar troncos

Para secar troncos frescos es necesario cortarlos en trozos lo más pequeños posible. Lo ideal es una longitud de unos 30 cm. Por motivos de seguridad, utilice siempre un caballete para cortar leña. De esta manera es posible dividir un tronco con unos pocos cortes sin la ayuda de otra persona.

Nuestros caballetes para cortar leña garantizan eficiencia y seguridad. A pesar de su escaso peso y sus reducidas dimensiones de plegado, el caballete es absolutamente estable. Una pieza metálica de seguridad evita que los trozos de madera salgan despedidos y los fija entre los puntales, lo que garantiza un alto rendimiento de corte.

Partir trozos

Para partir la madera se requiere un bloque de madera dura. Sus dimensiones ideales deberían ser de 40 cm de diámetro y, para trabajar sin problemas en la espalda, por lo menos 70 cm de altura. Para partir leña se requiere un mazo o un hacha para leña. Coloque el trozo de madera en la parte posterior del bloque, para que el hacha no pueda alcanzar sus pies en caso de fallar el golpe.

Sujete el hacha al final del mango y, con los brazos rectos, realice un enérgico movimiento circular por encima de la cabeza para golpear la pieza de madera. Al hacerlo, apunte a una zona cerca del borde en dirección al centro. De forma alternativa es posible utilizar un cortador de troncos eléctrico.  

Almacenamiento correcto de la leña

Antes de utilizar la leña cortada, esta debe secarse correctamente. Para el almacenamiento de secado, elija un lugar protegido, a ser posible junto a una pared exterior bajo el alero de un tejado. Aquí es posible apilar la madera y que esté bien ventilada. Nuestras prácticas ayudas para apilar ofrecen las condiciones adecuadas para un tiempo de secado eficiente. En ellas es posible almacenar a la perfección trozos de madera de entre 25 y 50 cm de longitud. 

Si no encuentra un lugar protegido para el almacenamiento, puede proteger la leña con una lona impermeabilizada.

Después de unos dos a tres años, la humedad residual debería ser de aproximadamente el 20 %, lo que es ideal para quemar en chimeneas. La madera blanda se seca antes, pero posee un menor poder calorífico.  Compruebe la humedad residual con el práctico higrómetro para madera con pantalla. El resultado de la medición puede leerse fácilmente en la pantalla LCD para saber si la madera está lo suficientemente seca.

Otros proyectos

Es posible que estos temas también sean de su interés:

Preparar el jardín para el invierno